23/12/13

Marquesas o Marquesitas de Navidad


Hoy os traigo un postre perfecto para estas navidades, Marquesas o Marquesitas.

Hace un par de meses vi los moldes cuadrados típicos de estas magdalenas en un bazar. Como son bastante difíciles de encontrar, no quise perder la oportunidad y los pillé. También podéis prepararlo con los moldes redondos de las magdalenas.

Si  queréis sorprender a vuestros invitados o simplemente os toca llevar el postre, os aconsejo hacer esta receta fácil que en una media hora la tenéis preparada. El sabor es bastante bueno y se parece a la Tarta de Santiago.

Si tienes dudas de qué preparar estas fechas, pincha aquí y verás mis propuestas para estas navidades.

Ingredientes para 16 unidades:
  • 4 huevos medianos
  • 125 g de azúcar normal
  • 125 g de almendra molida
  • 30 g de harina normal
  • 5 g de levadura química o polvos de hornear
  • Aroma de limón o ralladura de medio limón
  • Azúcar glas para decorar

- En un bol echamos los 4 huevos y los batimos con un tenedor.
- En otro bol juntamos los ingredientes sólidos: el azúcar, la almendra molida, los 30 g de harina normal y la pizca de levadura química. Mezclamos un poco.
- Vaciamos los ingredientes sólidos encima de los huevos y mezclamos con una espátula de silicona hasta que se integren todos los ingredientes.
- Luego echamos el aroma de limón al gusto y volvemos a mezclar.
- Preparamos los moldes encima de la bandeja del horno y con ayuda de una cuchara o de una manga pastelera vaciamos la masa. (Os aconsejo poner 2 moldes para cada magdalena para que sean más consistentes y no se deformen).
- Metemos al horno precalentado a 190°C con calor arriba y abajo, posición media unos 10 o 12 minutos.
- Dejamos enfriar y espolvoreamos con azúcar glas.


Y listas para comer…….!

13/12/13

Tarta Guinness


Hoy es mi cumpleaños y ayer por la tarde me puse a hacer la Tarta Guinness. “Una receta menos en mi lista pendiente”.

Sí, hoy es ese día. Ese día que ya no es tan deseado desde los 18 años. No sé, para mí es un día como otro cualquiera. Aunque siempre intenté hacer algo especial para hacerlo diferente, pero al final es igual que cualquier otro. “Que sí, que igual cae algún que otro regalito”.

Pero… pero…. “Allá vamos con los 26”.

Y opinando sobre la receta…. Lleva cerveza Guinness y la verdad, para mi gusto no se encuentra dentro de mis bizcochos preferidos. Tampoco soy partidaria del sabor fuerte del chocolate. No sé, tendré que probar más veces, pero…. En cuanto al frosting no fue nada diferente para mí ya que yo lo suelo hacer para otros bizcochos y siempre me gustó.

Intenté buscar varias recetas para hacer mi versión propia de esta Tarta pero siempre veía los mismos ingredientes, las mismas cantidades, el mismo frosting…. en todos lados! Igual unas tenían algún que otro detalle mínimo distinto pero en general no cambiaban para nada. Y como no me quería arriesgar en mi Tarta de Cumpleaños, para que variar…  pues venga que hago la misma y aprovecho para enseñaros como me ha quedado a mí.

Ingredientes:
Para el bizcocho:
  • 250 g de cerveza Guinness
  • 250 g de mantequilla
  • 2 huevos medianos
  • 400 g de azúcar normal
  • 140 g de nata líquida para montar
  • Esencia de vainilla al gusto
  • 60 g de cacao puro en polvo
  • 250 g de harina normal
  • 1 sobre de levadura química o polvos de hornear (15 g)

Para el frosting:
  • 260 g de nata líquida para montar
  • 150 g de queso crema
  • Azúcar glas al gusto

- Primero haremos el frosting. En un bol limpio montamos la nata líquida con unas varillas, cuando empiece a espesar echamos el queso crema y el azúcar glas. Seguimos batiendo hasta que se monte por completo. Reservamos en la nevera.
- Preparamos el molde (pinchar aquí para verlo).
- Luego comenzamos con el bizcocho. En una olla a fuego medio hervimos los 250 g cerveza Guinness con los 250 g de mantequilla. Cuando la mantequilla se derrita apagamos el fuego.
- En un bol batimos bastante con las varillas los 2 huevos con los 400 g de azúcar. Luego incorporamos la nata líquida, la mezcla que habíamos preparado anteriormente en la olla y esencia de vainilla al gusto. Batimos otro poco.
- En otro bol tamizamos la harina, la levadura química y el cacao puro en polvo. Lo vamos echando al otro recipiente poco a poco con ayuda de una espátula de silicona.
-  Vertemos la mezcla al molde que teníamos preparado. Metemos al horno precalentado a 180°C una hora y cuarto a posición media con calor arriba y abajo.
- Cuando el bizcocho esté frío lo decoramos por encima con el frosting que teníamos reservado en la nevera. A mí me sobro bastante.

Y listo para comer….!

11/12/13

Receta de churros caseros


Ya hace tiempo que quería publicar esta receta pero preferí esperar a hacer las fotos de los churros de mi madre.

Los churros de mi madre son la delicia de alguna que otra mañana de domingo. A ella siempre le salen muy ricos.

Le había dicho: “Acuérdate de despertarme cuando quieras hacerlos y así saco las fotos del paso a paso”. Y claro, me levantaba los domingos y mi madre ya con los churros en la mesa. Y yo: “Pero mamá, que te dijeeeeeeeeeeeeeeeee……”

Este fin de semana estaba mi hermana en casa y tenía claro que lo más seguro era que mi madre se los iba a preparar ya que a ella también le encantan. Me desperté con ansias y me dirigí a la cocina y por fin pude sacar las fotos mientras ayudaba a mi madre a prepararlos.

¡Y qué mejor que estas fechas para publicar esta receta!. Seguro que muchos de vosotros la mañana del día 1 de Enero desayunareis unos churros con chocolate calentito. Aunque a mí para desayunar me tira más tomarlos con un poco de leche con cacao.

Ingredientes para 4 o 5 personas:
  • 2 tazas de harina normal (medida con una taza de desayuno)
  • 2 tazas de agua
  • 1 cucharadita de sal
  • Aceite de oliva para freír

- En una olla echamos las 2 tazas de agua con la cucharadita de sal. Dejamos hervir.
- En un bol medimos exactamente otras 2 tazas de harina normal.
- Cuando el agua hierva, la incorporamos al bol. Mezclamos con un tenedor de madera unos 30 segundos. Queda una masa bastante dura y cuesta mezclarla.
- Preparamos la churrera con la forma deseada y la llenamos de masa.
- Hacemos los churros encima de la encimera limpia y con un cuchillo mojado en aceite, cortamos a la medida que nos guste.
- Freímos los churros en abundante aceite de oliva caliente en varias tandas. Según los vayamos sacando, los dejamos sobre una bandeja con papel absorbente.

Y listos para comer antes de que se enfríen…..!!

*Notas*
- Utilizad harina de buena calidad porque influirá en el sabor.
- En general, debe ser la misma cantidad de harina que de agua. En vez de medirlos en tazas podéis pesar con la báscula, por ejemplo: 300 g de agua por 300 g de harina.
- Hay distintos tipos de churreras. Yo tengo una de esas que tienes que hacer fuerza contra el pecho para que la masa vaya saliendo y no os la aconsejo para nada. Es un auténtico sufrimiento pero antiguamente se hacían así.
- La churrera de mi madre tendrá unos 20 años o más y aquí sigue con nosotros. Va a rosca y es muy fácil de manejar. Y aunque sus churros no tengan ese aspecto igual a los que se venden, os puedo asegurar que el sabor es fantástico.
-Nosotros preferimos comerlos sin azúcar, pero el momento de echárselos sería al sacarlos de la freidora.

- NUNCA se os ocurra meter masa directamente a freír sin pasarla antes por  la churrera, la masa estallará y os saltará el aceite caliente. “Puede que lo haya intentado”. ^^’

5/12/13

Hojaldres de Astorga


Que sí, que sí... que ya estoy preparando alguna que otra receta de Navidad. Aunque los Hojaldres de Astorga no es que sean muy navideños, pero sé que en alguna que otra casa también aprovechan para ponerlos de postre.

¡Cómo si no fueran suficientes los turrones, las uvas pasas, los polvorones, los mazapanes…!

Como estaba próxima a caducar la lámina de hojaldre fresco pensé en hacer Napolitanas de chocolate o Palmeritas, pero me empeñé en hacer una receta nueva con él. Algo rápido, fácil, con ingredientes que tenía por casa…

Ingredientes para 12 unidades:
  • 1 lámina de hojaldre fresco (rectangular)
  • 50 g de agua
  • 100 g de miel
  • 100 g de azúcar normal
  • 1 hoja de gelatina neutra (opcional)

- Con la ayuda de un cuchillo dividimos la lámina de hojaldre en dos. Cada parte volvemos a dividirla en 12 cuadrados más o menos de la misma medida. Ahora nos encontramos con 24 divisiones. En 12 de ellas hacemos un agujero en el centro con ayuda de un descorazonador de manzanas o cualquier otro utensilio que tengamos por casa.
- Pincelamos con un poquito de agua las otras 12 que estaban sin agujero. Encima de ellas colocamos las particiones que sí lo llevaban. Los vamos colocando sobre una bandeja con papel de horno. Aprovechamos para hacer también los restos de lo agujeros que nos habían quedado. Metemos al horno precalentado a unos 200°C con calor arriba y abajo, posición media. Los tuve sobre unos 15 minutos pero ya sabéis que cada horno es un mundo. Yo no paré de vigilarlos para que no se me quemaran. Acordaros de sacar los agujeros antes que los hojaldres para que no se os hagan de más.



- Mientras que se hacen los hojaldres en el horno, aprovechamos para preparar el almíbar. Yo utilicé una hoja de gelatina neutra para que el almíbar me quedara con el aspecto gelatinoso típico de los hojaldres. Pero si no la tenéis no os preocupéis, no se la pongáis y listo. El sabor no cambia. Pero si queréis intentarlo, primero debéis hidratar la hoja en agua.
- En un cazo echamos el agua, la miel, el azúcar y la hoja de gelatina neutra hidratada (previamente escurrida). Dejamos hervir a fuego fuerte. No os separéis de la olla porque podría hervir de más y salirse. Bajaríamos el fuego si fuera nuestro caso. Aproximadamente lo tuve unos 10 minutos.
- En este momento ya sacaríamos los hojaldres del horno, aún calientes lo metemos en el almíbar de uno en uno. Los tuve unos 15 segundos por cada lado. El almíbar llega justo para las 12 unidades que nos salen. Creo que es suficiente si no se harían demasiado empalagosos. Los vamos colocando encima de una rejilla para que escurran el exceso. Dejamos enfriar.

Y listo para comer………..!

*Notas*
- Al día siguiente seguían estando crujientes y el almíbar había penetrado más en el hojaldre.
- Yo le puse miel casera y quizás era demasiada cantidad ya que el sabor era algo fuerte. Pero considero que los comprados son muchísimo más empalagosos.
- Lo peor de esta receta es que te engorronas toda de almíbar, quieres coger uno y se hacen los típicos hilitos de caramelo que no hay quien los rompa. Al sacar las fotos, aunque no quieras, manchas la cámara. Jijijiji! Pero yo que no soy mucho de dulce, he de deciros que me encantaron!!!! Con uno de postre, te quedas más que satisfecha. ;)

2/12/13

Bizcocho de chocolate con nata y trufa


Dos semanas sin publicar, qwioepqwjkdasqoncnjkqodjsjmdnahgj….!

Y vamos con esta receta que llevo queriendo publicar desde Octubre, ¡¡¡buuuuu.....!!!

Bizcocho de chocolate con nata y trufa.

Fue la tarta de cumpleaños de mi pareja. Se me ocurrió de un día para otro. Recuerdo que esos días no me sentía para nada inspirada, pero mi chico no se podía quedar sin tarta, por lo que me puse manos a la obra.

No podía faltar el chocolate y la trufa. ¡Sus mayores debilidades!

Decidí preparar uno de los mejores bizcochos que tengo hecho pero añadiéndole chocolate. (Receta adaptada de la Tarta Red Velvet del canal “De Uvas a Peras”).


Ingredientes:
Para el bizcocho:
  • 2 huevos grandes
  • 200 g de azúcar normal
  • 200 ml de aceite de girasol
  • 1 yogurt natural azucarado (mejor si es griego)
  • 1 cucharada de vinagre de vino
  • Esencia de vainilla
  • 3 cucharadas de leche
  • 250 g de harina normal
  • 4 cucharaditas de cacao puro en polvo
  • 1 sobre de levadura química o polvos de hornear (15 g)
  • 1 pizca de sal

Para la decoración y el relleno:
  • 500 g de nata líquida para montar
  • 4 cucharadas de azúcar normal
  • 4 cucharaditas de cacao puro en polvo
  • Virutas de chocolate para decorar

- Primero preparamos el relleno. Montamos la nata líquida con la batidora de varillas, antes de que acaben de montar incorporamos el azúcar. Después separamos unos 100 g de nata. En el bol donde nos quedaban aproximadamente los 400 g de nata montada, añadimos el cacao puro en polvo, cucharada a cucharada. Mezclamos con una lengua. Si queréis que la trufa quede más oscura, vais añadiendo más cacao. Reservamos en la nevera las dos mezclas (trufa y nata).
- Luego preparamos el molde para hornear. (Pinchar aquí para verlo)
- A continuación comenzamos a hacer el bizcocho. En un bol echamos lo huevos con el azúcar. Los batimos hasta que blanqueen con la batidora de varillas.
- Añadimos el aceite de girasol, el yogurt, la cucharada de vinagre, la esencia de vainilla y las 3 cucharadas de leche. Mezclamos otro poco.
- Luego tamizamos con ayuda de un colador la harina, el cacao puro en polvo, la sal y el sobre de levadura química. Los incorporamos al bol poco a poco haciendo movimientos envolventes con una lengua o espátula de silicona.
- Vaciamos la mezcla al molde. Lo metemos al horno previamente precalentado a 180°C aproximadamente 1 hora (posición media, calor arriba y abajo). O hasta que al pincharlo con un palillo, nos salga limpio.
- Lo dejamos enfriar.
- Cuando el bizcocho, la nata y la trufa estén fríos. Comenzamos a montar la tarta.
Con ayuda de un cuchillo partimos el bizcocho en dos partes, intentando que sean del mismo grosor. Rellenamos con nata y tapamos con la otra parte de bizcocho. Luego podemos decorar toda la parte de arriba y los bordes con trufa, pero yo decidí echarla toda por encima para que se pudiera ver la capa de nata. Decoramos con virutas de chocolate. Reservamos en la nevera, mínimo de un día para otro.


Y lista para comer…………….!

*Notas*

- El bizcocho queda tierno, delicioso, nada empalagoso y el sabor que le da el cacao puro en polvo es suave. Pero si queréis podéis hacerlo más fuerte preparando este Bizcocho de chocolate potente que publiqué (Pinchar aquí).

14/11/13

Pollo estilo Kentucky Fried Chicken


Hoy os traigo una receta que seguro que la mayoría no conocíais, Pollo estilo Kentucky Fried Chicken (KFC) o Pollo frito en tempura.

Si os digo la verdad, nunca tuve la oportunidad de probar el verdadero pollo en tempura del restaurante de comida rápida KFC, pero lo que sí puedo aseguraros es que el sabor del hecho en casa es realmente bueno.

Es una idea adaptada del canal de “Recetas de cocina”.


Ingrendientes:
  • 2 pechugas enteras de pollo
  • Aceite de oliva para freir
  • Para marinar el pollo: 300 g de harina de tempura, perejil, pimentón picante y dulce, ajo y cebolla en polvo, orégano, pimienta molida, sal y agua fría. (Echar las especies al gusto)
  • Para rebozar el pollo marinado: 200 g de harina de tempura, perejil, pimentón picante y dulce, ajo y cebolla en polvo, orégano y pimienta molida. (Echar las especies al gusto)

Podéis prepararlo con trozos pequeños de pollo con hueso aunque es mucho más cómodo hacerlo con las pechugas.

- Primero troceamos las pechugas y comenzamos a preparar el pollo para marinar.
- En un bol echamos los 300 g harina de tempura y echamos las especies al gusto. Yo en casa tengo perejil, pimentón picante y dulce, ajo y cebolla en polvo, orégano y pimienta molida. Y fue lo que le eché pero también acepta curry, eneldo, tomillo, cayena molida, estragón… Las especies se echan al gusto. Más o menos puse media cucharadita de cada una, luego una de pimentón dulce y un poquito del picante. Vamos incorporando agua fría hasta que nos quede una mezcla parecida a una bechamel de espesa. Introducimos los trozos de pechuga, metemos a la nevera y dejamos marinar sobre una hora.
- Pasada la hora preparamos el rebozado del pollo ya marinado. Echamos en un bol los 200 g de harina de tempura y echamos de nuevo las especies al gusto. Similar a la anterior preparación.
- Cogemos los trozos de pechuga y los pasamos por la harina con las especies.
- Preparamos una olla o freidora con abundante aceite de oliva caliente y lo freímos.
- Sacamos los trozos a una bandeja con papel absorbente para que suelten el exceso de grasa.

Y listo para comer…!!!!!!

Yo lo suelo acompañar con las patatas que os enseñé a hacer en el último post (pinchar aquí para verlas) y por supuesto, con un chorrito de kétchup. :) 

5/11/13

Patatas con alioli casero


¡Aquí estoy de nuevo! Y vengo con una receta tradicional y sencilla. Patatas con alioli casero a nuestro estilo.

Las patatas que preparo para el alioli son un poquito diferentes y si os digo la verdad, las suelo hacer muy a menudo en vez de freírlas como de costumbre.

Os cuento un secreto: “no me gustan las patatas fritas”. Y las pocas veces que las hago es por no dejar a mi chico sin patatas fritas de por vida. ;)

En lo que estamos de acuerdo es en el ajo…. como ya os tengo dicho, nos encanta.
Y si a vosotros también os gusta no os perdáis la receta de panes de ajo que tengo publicada (pinchad aquí).

La receta de las patatas es una idea sacada de este canal de recetas.

Ingredientes:

Para hacer las patatas:
  • 4 patatas nuevas medianas
  • Sal
  • Ajo en polvo
  • Orégano
  • Pimentón dulce
  • Pimentón picante
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Agua

Para la salsa de alioli:
  • 2 ajos
  • 1 huevo mediano
  • Aceite de oliva (un vaso no lleno del todo)
  • Sal

Primero es recomendable hacer el alioli para que le dé tiempo a enfriar. 
Para que no se corte, el huevo debe estar a temperatura ambiente. Yo nunca me acuerdo de sacarlo antes y va directo de la nevera. Por ahora nunca se me cortó. Una vez me quedó más líquida al utilizar aceite de girasol, por eso me decanto por el de oliva aunque el sabor es más intenso.
Los ajos son caseros y son más fuertes. Con dos nos parece suficiente pero echarlos a vuestro gusto.
-En una jarra echamos el huevo, los ajos pelados, una pizca de sal y el vaso no lleno del todo de aceite de oliva. Metemos el brazo de la batidora en el fondo y comenzamos a batir sin levantarlo. Cuando prácticamente ya esté echa la salsa, levantamos el brazo y batimos otro poco. Reservamos en la nevera. (Esta salsa alioli hay que comerla cuanto antes, como mucho aguanta un día más dentro de la nevera)
Si no echáramos los ajos nos quedaría una rica mayonesa casera.  A mí me queda un poco más amarilla debido a que el huevo es casero.

-Para hacer las patatas: las picamos como se ve en la imagen, las echamos a una sartén grande y la cubrimos de agua. No debemos cubrirlas del todo, que se vean piquitos de patatas. Echamos una pizca de sal y dejamos hervir hasta que se evapore toda el agua. Se deben tocar lo menos posible para que no se deshagan. Cuando ya no quede agua echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y dejamos a fuego medio para que se tuesten un poco. Incorporamos al gusto ajo en polvo y orégano. Para saber si están hechas simplemente probar una o pinchadlas con un palillo. Cuando prácticamente las patatas estén listas ehamos el pimentón dulce y si queréis un poquito de pimentón picante. Mezclamos un poco.

- Servir la salsa alioli encima de las patatas.

Y listo para comer……..!

28/10/13

Pasteles de arroz


¡Hoy os traigo otro postre! :)

Ya hacía tiempo que tenía ganas de preparar Pasteles de arroz pero no me decidía por ninguna receta, hasta que vi que Isasaweis publicó la suya. Me pareció sencilla, práctica y con una pinta deliciosa. Por lo tanto, no me aguanté y los preparé. He de deciros que no me defrauduraron. (No cambié nada su receta)

Estos pastelitos son un dulce típico de Bilbao y aunque su nombre contenga la palabra arroz, en realidad, no lo lleva. Se dice que en su origen se hacían con harina de arroz.


Ingredientes para 12 pastelitos:
  • 2 huevos medianos
  • 1 vaso de leche (200ml)
  • 1 vaso de nata líquida para montar (200 ml)
  • 6 cucharadas rasas de azúcar normal
  • 100 g de mantequilla fundida
  • 4 cucharadas rasas de maicena
  • Obleas de empanadillas (podéis substituirlo por una lámina de hojaldre)

-En una jarra mezclamos con el brazo de la batidora: los huevos, la leche, la nata, el azúcar, la mantequilla fundida unos segundos en el micro y la maicena. Echando todos los ingredientes al mismo tiempo.
- Enmantequillamos los moldes para preparar magdalenas. 
- Colocamos una a una las obleas con cuidado para que no se rompan.
- Vertemos la mezcla de la jarra sobre las obleas hasta rellenarlas casi del todo.
- Metemos al horno precalentado a 180°C con calor arriba y abajo, posición media, unos 30 minutos. Al enfriar cogerán más consistencia. A mí me sobró un poquito de mezcla y llegó para hacer una minitarta.


Y listo para comer……!!!

21/10/13

Flan de huevo con coco rallado


Este fin de semana teníamos comida familiar en casa de mi madre. Y me preguntó "¿María, que postre vamos a preparar?" Me dijo que las gallinas estaban poniendo muchos huevos, que había que aprovecharlos.

Le propuse dos opciones: Bizcocho esponjoso de huevos o flan de huevo.

Y vualá…. Ella suele hacer muchos flanes y decidimos hacer un Flan de huevo con coco rallado.

Por lo tanto aproveché para hacer las fotos y enseñároslo porque yo en mi casa no soy de hacer flanes, ni natillas caseras, ni nada de eso. ¡No sé, prefiero hacer bizcochos o tartas!

Ella tiene un molde para hacer flanes, pero también lo hicimos en un bol de pírex al baño María con un poco de mezcla que nos sobraba. No salió tan bonito pero se comía.


Ingredientes para 12 personas:
  • 1 litro y medio de leche entera
  • 200 g de azúcar normal
  • 12 huevos medianos
  • 225 g de coco rallado
  • Para el caramelo líquido: 200 g de azúcar normal
-En una olla calentamos la leche con el azúcar. Sólo dejamos que se temple, sin llegar a hervir.
-En un bol batimos los huevos, con la batidora de brazo o simplemente a mano. Le añadimos el coco rallado.
- Para hacer el caramelo utilizamos una sartén antiadherente, le echamos el azúcar. Primero lo ponemos a fuego fuerte, cuando veamos que por los bordes se empieza a fundir, bajamos el fuego. Poco a poco el azúcar se convertirá en caramelo. No le debemos quitar el ojo para que no se nos queme. Cuando veamos que está listo lo vaciamos al molde con mucho cuidado para no quemarnos. Con ayuda de un trapo movemos un poco el molde para esparcir el caramelo por las paredes.
- Cuando la leche esté caliente, echamos la mezcla que teníamos preparada en el bol. Removemos con una cuchara de palo y lo volcamos al molde.
- Tapamos el molde y lo metemos en una olla bastante grande al baño María en el fuego. Es decir, la olla grande debe tener agua en el fondo, más o menos, que cubra un poco más de la mitad del molde. Ponemos la tapa de la olla grande encima. Aunque no tape del todo, no pasa nada.  Como era un flan de 12 huevos lo tuvimos al baño María 1 hora desde que el agua de la olla comenzó a hervir.
- Dejamos enfriar, desmoldamos encima de una bandeja y lo guardamos en la nevera.


Y listo para comer…!!!